Largometraje I’m Fine (Thank You For Asking) filmado y finalizado con productos de Blackmagic Design

En Noticiasby detlev

Fremont, California (EE. UU.) – Blackmagic Design anunció hoy que el largometraje independiente «I’m Fine (Thank You For Asking)» (Estoy bien, gracias por preguntar), estrenado durante el festival de cine South By Southwest, se filmó con el modelo Blackmagic Pocket Cinema Camera 6K en formato Blackmagic RAW y se etalonó con DaVinci Resolve Studio.

Escrita por Kelley Kali, Angelique Molina y Roma Kong, y codirigida por Kali y Molina, la película narra la historia de una madre viuda que, después de quedarse sin hogar, convence a su hija de ocho años que están acampando por diversión mientras intenta escapar de las calles. El film trata sobre los problemas de una madre durante la pandemia y se filmó en 2020 con un presupuesto sumamente reducido, lo cual presentó desafíos singulares durante la producción. «Tuvimos que grabar mucho en poco tiempo», comentó el productor Capella Fahoome. «La agilidad del equipo de producción era fundamental, y por eso elegimos estas cámaras».

Los cineastas escogieron el modelo Pocket Cinema Camera 6K no solo por la calidad de las imágenes, sino también por su diseño. «Una de las razones por las cuales opté por esta cámara fue su tamaño», señaló la directora de fotografía Becky Baihi Chen. «Dado que gran parte del rodaje se llevó a cabo en exteriores, queríamos pasar desapercibidos. Mi asistente principal (Junyi “James” Song) y yo colocamos la unidad sobre un estabilizador Ronin S y le agregamos otra empuñadura para facilitar el control». Como Danny, el personaje principal protagonizado por Kali, pasa la mayor parte de la película patinando, Chen tuvo que encontrar la manera de conservar la naturalidad de las imágenes de forma sencilla, ya que contaban con un equipo de filmación limitado.

«Al principio, hay una escena en la cual Danny va patinando a un parque infantil cercano», expresó Chen. «Entonces, me di cuenta de que podía tener un mayor impacto si la seguíamos mientras patinaba. Dado que tanto la cámara como el estabilizador eran pequeños, pude hacerlo sin ninguna dificultad, incluso agachándome debajo de los toboganes para obtener tomas fluidas. En ese momento, me percaté de que el modelo Pocket 6K era ideal para esta película, ya que me brindó la posibilidad de moverme sin restricciones».

Image

La producción fue natural y creativa, y Chen disfrutó dejándose llevar mientras trabajaba con Kali y Molina. «Generalmente, decidíamos los ángulos de las tomas el día del rodaje. Kelley y Angelique me dieron luz verde para responder espontáneamente con la cámara durante la filmación. Gracias a este modelo, podía moverme con total libertad sin interferir demasiado a medida que la escena progresaba. Esto no es posible al usar plataformas de mayor tamaño».

Chen decidió filmar en formato Blackmagic RAW 5:1, lo cual le proporcionó la confianza necesaria para lidiar con las desafiantes condiciones de iluminación en una producción de menor envergadura. «Había varias escenas diurnas en exteriores, por lo cual, al rodar, empleaba constantemente la función de falso color para asegurarme de no perder información en las zonas más claras de la imagen. Hubo momentos difíciles, en los cuales los personajes estaban a la sombra, pero los colores claros de las paredes detrás de ellos reflejaban el sol brillante de la mañana. Dado que no contábamos con un gran presupuesto ni demasiado personal para usar luces potentes en la escena, debimos arreglarnos con lo que teníamos. En tal sentido, la función de falso color de la cámara y el formato Blackmagic RAW me brindaron la seguridad de que podría lograr un balance en la exposición y aumentar la nitidez de los detalles en las partes más claras de las imágenes durante la posproducción».

Una vez que Katie McLellan y Angelica Lopez finalizaron el montaje, Lopez realizó el conformado en DaVinci Resolve. «Me encantó usar el programa, porque le brindó al colorista la oportunidad de manipular los metadatos de la cámara, en vez de recibir un archivo VAM ProRes 444, en el cual la profundidad de color no se puede cambiar. En tal caso, resulta imposible modificar la exposición, el valor de obturación u otros parámetros a fin de lograr una mayor flexibilidad durante el etalonaje».

Lopez apreció la gran variedad de herramientas disponibles en DaVinci Resolve. «Confié ampliamente en el módulo Edición para las estabilizaciones», indicó. «El código de tiempo superpuesto permite confirmar fácilmente el integrado en las fuentes que no se conformaron al importar el archivo AAF. Una vez que organicé todas las imágenes grabadas, preparé un proyecto para nuestro colorista duplicando el conformado y revinculando el material consolidado. Esto me gustó mucho, porque se conservan todos los metadatos al redimensionar o reubicar elementos, en particular las estabilizaciones aprobadas. De esta manera, tengo certeza de que el colorista y yo vemos lo mismo».

Image

El colorista Harry Locke IV se mostró complacido con las imágenes en formato Blackmagic RAW una vez que comenzó el etalonaje con DaVinci Resolve Studio. «Tuve una experiencia inigualable con el material grabado. Me sorprendió muchísimo la calidad que se puede lograr naturalmente con el modelo Pocket 6K. Además, gracias al talento de Becky, los copiones no solo contaban con un gran rango dinámico, sino que también conservaban toda la información en las luces, los tonos de piel y los detalles. Estos datos se hubieran perdido al emplear otro códec».

Aunque Chen, Kali y Molina trabajaron con Locke utilizando diversas referencias cinematográficas a la hora de determinar la apariencia, en última instancia el equipo logró un estilo único. «Creo que conseguimos realizar ajustes cromáticos que son muy particulares de esta película», señaló Locke. «Siempre les comentó a los cineastas con los que trabajo que, aunque los coloristas parezcamos muy técnicos, en realidad también somos fieles a la narrativa general y hacemos todo lo posible para garantizar que el aspecto de las imágenes ayude a resaltar la trama. En este caso, el calor y la temperatura son antagonistas invisibles que afectan al personaje principal, por lo cual era primordial que la apariencia de la película los convirtiera en una fuerza tangible para la audiencia».

Locke etalonó el largometraje en DaVinci Resolve Studio y disfrutó no solo su flexibilidad, sino también la gran variedad de herramientas disponibles. Mediante el uso de PowerGrades, logró desarrollar una apariencia consistente en todo el proyecto. «Era la primera vez que recurría a esta función para simular el estilo de una cinta de 35 mm, y me sorprendió gratamente la amplia gama de opciones que me proporcionó, gracias a lo cual pude trabajar más rápido y con mayor eficiencia que al emplear tablas de conversión creativas».

«Esto resulta de relevancia en particular durante la sesión de evaluación cromática, en la cual los cineastas a veces quieren modificar la granulosidad o la saturación. La función PowerGrade me permitió mantener todos los elementos relacionados con la apariencia en nodos individuales, en lugar de agruparlos, por lo que pude acceder rápidamente a una toma en particular y ajustarla sin afectar otros parámetros».

Además de resaltar la utilidad de las herramientas del módulo Color, Locke también destacó la flexibilidad de otros módulos del programa, inclusive Fusion. «El reemplazo del cielo fue muy importante en las tomas en las cuales la función de colores específicos por sí sola no logró mejorar los tonos grisáceos. En tal sentido, pude usar con facilidad imágenes de cielos claros, realizar un seguimiento en el módulo Fusion y crear composiciones que aportaban un ambiente soleado y se adecuaban mucho mejor a la apariencia general del material grabado».

Image