Chris Conley realiza cortometraje Quarantime con el modelo URSA Mini Pro G2 y DaVinci Resolve Studio

En Noticiasby detlev

Fremont, California (EE. UU) – Blackmagic Design anunció hoy que Chris Conley, jugador de los Jacksonville Jaguars, filmó el cortometraje «Quarantime» con una cámara cinematográfica digital Blackmagic URSA Mini Pro G2, grabando en formato Blackmagic RAW, mientras cumplía el período de aislamiento. Asimismo, Conley llevó a cabo la edición y el etalonaje con el programa DaVinci Resolve Studio, que aprendió a usar en su casa durante la interrupción de los partidos de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Aunque Conley es un jugador conocido, también tiene pasión por la cinematografía y realizó varios cortometrajes antes de comenzar su trayectoria en la NFL, incluido «Retribution», el cual tuvo gran éxito entre los fanáticos de «La guerra de las galaxias». En esta oportunidad, Conley no solo fue responsable del guion y la dirección, sino que además realizó todas las tareas relativas a la fotografía, la edición y el etalonaje. Con él y su esposa como protagonistas, «Quarantime» narra la historia de una pareja de recién casados que pasan el primer año de su matrimonio aislados. El cortometraje se estrenó en julio y está disponible en FlightConley, el canal de Conley en YouTube.

Conley se inspiró en los altibajos emocionales durante el período de cuarentena en su hogar. «Me pareció que era una experiencia por la que mucha gente estaba pasando y quise compartir mi opinión al respecto. Filmar en casa fue algo inusual, dado que no hay mucho lugar. Tuvimos que ser creativos con los ángulos y generar una ilusión de espacio», comentó.

La aplicación Blackmagic Camera Control para el modelo URSA Mini Pro G2 le permitió estar delante y detrás de la cámara, compaginando las responsabilidades de diversos roles durante la producción. «Al rodar durante la cuarentena, no contaba con toda la ayuda que precisaba», explicó Conley. «Preparar las luces, mover los equipos y manejar la cámara es demasiado para una sola persona. Afortunadamente, gracias a la conexión inalámbrica de este modelo, podía comenzar y detener la grabación desde lejos».

Aunque los filtros de densidad neutra y la pantalla táctil de la cámara le permitieron trabajar con agilidad durante las tomas, la principal ventaja según Conley fue poder grabar y editar en Blackmagic RAW. «La eficiencia de este formato en cuanto a la dinámica de trabajo y la posibilidad de tener acceso a información similar en la unidad y en DaVinci Resolve Studio facilitaron enormemente todo el proceso. Editar el material en los módulos del programa resultó sencillo después de haber filmado con este modelo».

Image

Durante la posproducción, Conley empleó en primer lugar el módulo Montaje para crear rápidamente una versión inicial. «Al asignar las teclas a diferentes funciones, fue muy fácil compaginar las tomas», señaló Conley.

«Lo que más me gusta de DaVinci Resolve Studio es la flexibilidad y el control que proporciona con respecto al color. Aunque no soy colorista, con un poco de práctica, pude ajustar la imagen y lograr lo que quería. El programa brinda muchísimas posibilidades a la gente con experiencia, por lo cual tengo la intención de continuar explorando sus prestaciones en mis próximos proyectos», expresó Conley.

A pesar de estar dando sus primeros pasos como editor y colorista, Conley no permitió que esto limitara sus objetivos con relación al cortometraje. «Empecé leyendo y mirando tutoriales, y luego practiqué para intentar copiar ciertas apariencias. Después de unas tres semanas, me animé a trabajar con el material que había grabado», indicó. «Desempeñar todos los roles durante una producción puede ser abrumador, pero me di cuenta de que sabía más de lo que pensaba. Solo necesitaba un momento a fin de ponerme a prueba. Para bien o para mal, precisaba crear algo con el propósito de aprender de mis errores y ganar confianza. ¿Iba a dejar que mi falta de experiencia acotara mi creatividad? Definitivamente no. Mi mayor obstáculo era limitarme como creador».

Para finalizar, Conley agregó: «Mi consejo es que dejes de esperar y comiences a escribir. Y si ya lo han hecho, que empiecen a filmar. Hay que dar el salto y estar preparado para aceptar que quizás el resultado no sea grandioso, pero cada intento te permite crecer. Confía en ti mismo y date permiso para crear y compartir».