Ford vs Ferrari emplea DaVinci Resolve para crear una estética única

En Noticiasby detlev

Hollywood, California (EE. UU.) – Blackmagic Design anunció hoy que Skip Kimball, colorista principal en EFILM, empleó DaVinci Resolve Studio para etalonar la película de Twentieth Century Fox «Ford vs Ferrari» (titulada «Contra lo imposible» en Hispanoamérica y «Le Mans '66» en España).

El largometraje, dirigido por James Mangold, cuenta la historia verdadera del diseñador de automóviles Carroll Shelby (Matt Damon) y el piloto de pruebas Ken Miles (Christian Bale), quienes trabajan creando innovadores coches de carrera para Ford Motor Company e intentan superar a Ferrari en las 24 Horas de Le Mans.

El cineasta Phedon Papamichael buscó inspiración en la estética de películas antiguas, particularmente «Grand Prix» (1966), protagonizada por James Garner. «Tiene el clásico estilo cinemascopio, en cinta Kodak de 70 mm, y me encantó el encuadre y su simplicidad. En ese entonces, no existía la tecnología de hoy en día para seguir a los vehículos con grúas y drones sofisticados. Era fundamental transmitir que esas pequeñas máquinas no son más que tornillos y tuercas sosteniendo un motor impresionante, que no pueden frenar, y el peligro y la intensidad de lo que se siente estar en un automóvil de carreras.

Image

A pesar de que la película está ambientada a mediados de la década de los 60, Kimball y Papamichael, quienes ya habían colaborado en tres proyectos, no querían recrear la típica estética retro. Entonces, desarrollaron una tabla de conversión para el proceso. «Creamos la LUT para el largometraje durante la prueba de cámaras», comentó Kimball. «Era importante lograr que se viese como una pieza de época, sin parecer antigua».

Las prácticas habituales de desaturación no eran aceptables. Kimball quería que la película luciera como una de los 60. Durante la preproducción, investigó los estilos clásicos en diversas fuentes. «Solía consultar las revistas de automovilismo viejas de esa época que tenía mi padre. Esto me dio una gran idea de la apariencia de en ese entonces, diseñada por fabricantes de vehículos, profesionales de marketing y fotógrafos».

A lo largo del largometraje, el estilo se ajusta según el entorno, ya sea la fábrica de Ferrari o la carrera en Le Mans. Las primeras escenas en la fábrica de Ferrari tienen un aspecto de ensueño en comparación con la sensación más industrial e inflexible de la de Ford», expresó Kimball. «Esto hace referencia a las diferentes filosofías de los fabricantes. El garaje de Shelby es una mezcla de ambas. A pesar de que la época afectó la estética de la película, Kimball también se inspiró en otras fuentes. «“El padrino” fue una gran inspiración para la negociación entre Lee Lacocca y Enzo Ferrari».

DaVinci Resolve tuvo un rol fundamental, no solo en el etalonaje del largometraje, sino también al permitir la revisión rápida y continua de los efectos visuales. «Ford vs Ferrari» fue conformada en DaVinci Resolve, y el equipo confió en Tashi Trieu, editor en EFILM, para estar al día con el montaje y brindarle al director James Mangold la posibilidad de probar estéticas y versiones con suma facilidad. «Dado que se conformó originalmente en DaVinci Resolve, pudimos ofrecer a nuestros clientes total flexibilidad en la sala de intermedio digital», explicó Kimball. «Cuando el director y el editor de imágenes Mike McCusker quiso experimentar con el tiempo en una secuencia de efectos visuales en particular, pudimos probar los distintos ajustes ahí mismo». Los cambios se testearon en la pantalla grande y, junto con el sonido envolvente, tuvieron la oportunidad de evaluar verdaderamente la apariencia del material en un entorno profesional.

Image

Kimball aprovechó las herramientas integradas de DaVinci Resolve de distintas maneras. Teniendo en cuenta que la película se grabó en siete estilos diferentes de cámaras, la independencia en términos de resolución que brinda Resolve les permitió procesar la totalidad de las imágenes en formato RAW, con quince ajustes de tamaño. Se empleó con frecuencia la función de movimiento de cámara, a fin de ayudar a igualar la energía entre las tomas, incluso a veces encima de los efectos visuales ya aplicados.

«Ford vs Ferrari» le presentó al equipo una amplia variedad de desafíos, aunque ninguno superó el de la carrera final en Le Mans. El material se filmó en cinco lugares distintos y requirió que Kimball igualara las características en cuestión de iluminación, el cielo y la hora del día. «La escena es tan intensa y emocionante que, al igual que Ken Miles, lo único que debería importar es la carrera en sí», añadió el colorista. «Jim insistió en que la estética nunca fuera desmesurada. Es un cineasta con tanta experiencia que siempre cumple con el más mínimo detalle, de acuerdo con las tonalidades del fotorealismo».

Mangold tenía una visión clara para la secuencia y ofreció instrucciones muy específicas durante el proceso. «Toda esa secuencia es producto de las inspiraciones combinadas y las pruebas de diferentes estéticas».

Image