Blackmagic Pocket Camera 4K

Nuevo firmware de la Blackmagic Pocket Camera 4K la transforma por completo

En Tipsby Fernando Ulloa Muñoz

Nuevo firmware de la Blackmagic Pocket Camera 4K la transforma por completo

La reciente actualización del firmware 6.2 para la BMPCC 4K transforma la cámara y cambia la forma en que podrás usarla.

Fue la actualización que todos esperaban. Desde que se lanzó la BMPCC 4K BlackMagic Design tenía la intención de liberar las capacidades del BRAW por 'si fuera posible'. Y eso es algo importante a considerar. Nunca fue algo absolutamente confirmado, pero es increíblemente importante que suceda.

Por un lado, el formato comprimido Cinema DNG que existía en la cámara y estaba sujeto a algunas disputas legales. No entraremos en detalles aquí, pero desde 2013, cuando se tomó la primera acción legal. Lo que al principio podía parecer negativo, de hecho nos ha beneficiado a todos. Primero; con ProRes RAW, y ahora con BRAW.

El cambio es particularmente útil para una cámara como la BMPCC 4K. Después de todo, fue diseñada para ser portátil. Hasta ahora uno de los obstáculos de la cámara ha sido la grabación de media. La cámara en sí es extremadamente asequible, pero si deseas grabar en una calidad que te brinde lo mejor, necesitarás un almacenamiento realmente rápido. Y esto significa tarjetas CFast 2.0, o al menos, las tarjetas SD más rápidas. Ambas opciones no son baratas. ¡Usted fácilmente gasta mas de 1,000 USD solo en dos tarjetas CFast. Si va a grabar todo el día, especialmente si estás filmando entrevistas, esto podría ser muy costoso.

Sin embargo, con BRAW puedes grabar en formato RAW comprimido en 12 bits, y con algunas configuraciones puede obtener 4 horas de metraje en una tarjeta de 256GB. Y ni siquiera tendría que ser la más rápida. Por ejemplo, la configuración de compresión 5:1 para 4K a 30fps es de alrededor de 100MB/s. Si necesitas algo rápido, puedes usar una compresión de 12:1 y estar en la marca de 40MB/s. Si usas la configuración Q5, la velocidad de datos variará entre 27MB/s y 78MB/s.

Esto significa transferencias de imágenes más rápidas, almacenamiento más barato, menos almacenamiento y, lo que es más importante, menos sobrecarga de CPU en ENL al editar.

Por supuesto, si deseas usar la configuración 3:1 ó Q0 de alta calidad, necesitarás una tarjeta rápida, especialmente si se requiere 4K a 60 fps. Pero lo que BRAW quiere decir es que puede ser más selectivo en su elección de almacenamiento. Por ejemplo, es posible que desee tener una tarjeta más lenta y menos costosa para grabar 24-30 fotogramas por día, pero conserve una más rápida o un SSD externo para ocasiones especiales como cámara lenta.

No hay necesidad de cables

Desde una perspectiva personal, aunque me encanta el hecho de que puedo usar un SSD asequible como el Samsung T5, nunca me gusta que los cables cuelguen de la cámara. Tener BRAW me da más opciones sin necesidad de atarme nada.

Usando las configuraciones Q5 o 12:1, requiere menos velocidad de almacenamiento que el ProRes(94MB/s), y esto usando color a 10 bits y muestreo 4:2:2 versus el muestreo de 12 bits 4:4:4 del BRAW.

Para poner esto en perspectiva, todo esto ahora significa que puedo usar una tarjeta SD de 95MB/s y puedo filmar 4K 12:1 BRAW y hasta 60fps sin ningún problema. Como mínimo, significa que no tienes que preocuparse tanto por pagar mucho por varias tarjetas. Por ejemplo, una tarjeta CFast 2.0 de 256 GB incluirá 4 horas de metraje en ella. A menos que estés filmando una conferencia todo el día o un en continuo de un documental, tendrías que ir por algo para usar todo ése material.

¿Pero no es mucha compresión?

¿No es 12:1 muy comprimido? ¿No desafiaría su uso el hecho de tener una cámara de tan alta calidad? Bueno, sí, 12:1 está muy comprimido, en papel, pero la realidad es que realmente es necesario ver detenidamente los pixeles para ver la diferencia con respecto a la otra configuración. Sí, si miras detenidamente puedes ver las diferencias, pero francamente, si estás haciendo el trabajo diario en video para un canal de alta calidad en YouTube o Vimeo, por ejemplo, es realmente dudoso que ganes una gran calidad al usar otros ajustes. De hecho, me atrevería a decir que si filmas 12:1 la probabilidad de que alguien lo detecte sería mínima, incluso si mostraras tus imágenes en una pantalla muy grande.

Lejos de ser el último recurso cuando tienes poco espacio de almacenamiento, en realidad es perfectamente viable como opción principal si está produciendo video por volumen y/o el gasto de almacenamiento es uno de sus puntos principales cuando usas el BMPCC 4K.

Lo que BRAW ha hecho es transformar efectivamente la utilidad de la Pocket Cinema Camera 4K. La actualización no solo ha hecho que la opción de almacenamiento sea mucho más flexible, sino que también ha hecho que la edición sea más flexible. Incluso los ProRes pueden volverse torpes en, digamos, un MacBook Pro en Resolve. Por otro lado, BRAW absolutamente vuela, incluso con 3-4 nodos de corrección de color, incluidos Filmconvert y destellos de lente. El metraje se desplaza a la velocidad de la luz y, si bien hay un poco de tartamudeo, cambiando la calidad de reproducción a la mitad significa que tal computadora puede reproducir fácilmente las imágenes en tiempo real incluso con múltiples efectos agregados.

En resumen, algunos pueden lamentar la pérdida de grabación en DNG con la nueva actualización. Pero las ventajas de BRAW superan con creces cualquier desventaja de perder DNG. Esto ha cambiado literalmente la utilidad del BMPCC 4K y, en lo que a mí respecta, la actualización no podría haber llegado antes.