Puedes editar en 4K sin caer en bancarrota

Puedes editar en 4K sin caer en bancarrota?

En Tips by Fernando Ulloa Muñoz

El Mito: Puedes editar en 4K sin caer en bancarrota?

Desde hace algún tiempo hemos escuchado el rumor del 4K, “Debes estar listo para el 4K!” Este rumor fue seguido inmediatamente por los fabricantes de storage y otros vendedores que deseaban tomar ventaja de la creciente necesidad del 4K empujando a los medios profesionales a comprar más productos.

La necesidad de 4K a menudo viene de clientes o de las políticas de distribución, pero también viene del deseo de mejores tomas para postproducción, o la flexibilidad de un contenido para uso futuro. Cualquiera que sea la razón, el mensaje “Estén preparados o de lo contrario…” está en todas partes y solo se hace más fuerte.

Así que realmente necesitas actualizar TODO para trabajar en 4K?

La verdad es, probablemente no. Existe un diferencia significativa entre trabajar EN 4K y trabajar CON 4K.

Hagamos un poco de matemática–4K es 4 veces el tamaño de HD, Correcto?

Por ejemplo:

Como cualquier otra pieza de media, 4K se define, en su mayoría, por un tamaño de cuadro de (3840 x 2160), una tarifa de cuadros de (24 fps), y lo más crítico, el CODEC el cual define la Compresión tamaño vs calidad global del material. Aunque es difícil (y caro), la decisión de invertir en nuevo hardware “4K Ready” depende en gran medida de lo que elijas para manipular estpos tres componentes en tu flujo de trabajo. Así que es lógico pensar que el 4K va a requerir hasta 4 veces la cantidad de espacio de almacenamiento, ancho de banda, potencia de procesamiento y capacidades que el flujo de trabajo HD actual. Sin embargo, esto supone que trate al 4K como trata al HD.

¿Y si te decimos que 4K puede requerir una menor demanda en tu infraestructura de la requerida para editar en HD? Para ilustrar esta afirmación aparentemente contradictoria veamos algunos datos de un ejemplo de flujo único de HD y 4K:

Obviamente el ejemplo arriba es extremo y la mayoría de la gente no edita HD en formato sin compresión, pero puedes ver cómo en este ejemplo HD es aproximadamente 3 veces la velocidad de datos de 4K.

Aquí hay otro ejemplo:

Menos datos significa Menos información

En nuestro ejemplo anterior, HD y 4K tienen virtualmente la misma tarifa de datos. Mientras que la resolución 4K es 4x la del HD, hemos igualado las cosas trabajando con una menor tarifa de cuadros y los mas importante, menos información de color en el flujo 4K que en el HD. Mientras que la tarifa de cuadros generalmente no es negociable, cambiar el CODEC es con mucha frecuencia una posibilidad real para ir a postproducción. La “big picture”? La información de color perdida para editar en tiempo real con 4K en nuestro actual sistema de edición HD el cual es suficiente para completar el trabajo con éxito, dependiendo de la tarea a mano.

Aquí algunas respuestas a críticas preguntas para editores:

Puedes ver la diferencia?
Desde luego esto depende de si tienes o no un monitor 4K, que tan cerca estás sentado a dicho monitor, y otros factures incluyendo el tipo del material. Si tienes un monitor con resolución 1920 × 1080 probablemente no veas diferencia alguna. Sin embargo, digamos que tienes una iMac 4K, entonces probablemente puedas verla.

¿Cuando necesitas ver la diferencia?
Esta es una pregunta más apropiada que tendrá impacto directo en tu presupuesto 4K. La respuesta depende del tipo de la función creativa que estés realizando. Es posible que no queramos admitirlo, pero para los cortes y transiciones estándar, no necesitas ver la imagen 4K. Sin embargo, para el acabado final, el trabajo de gradación o etalonaje y el trabajo de conformación, si deberás poder ver el 4K. Adelante más sobre esto.

Tus entregas se verán impactadas por la diferencia?
Ya sea ahora o en el futuro algunos archivos entregados necesitarán mayor ajuste de color que otros. Los CODECs con mayor información directamente impactarán la habilidad para realizar esos ajustes. Como tu escales de ProRes 422LT a ProRes 422HQ a ProRes 4444 obtendrás mayor profundidad de color para crear.

Tarifa de Datos vs. Carga de CPU

Otro problema que a menudo se pasa por alto en el diseño de una infraestructura 4K es la relación inversa entre la tarifa de datos y los requerimientos de CPU (carga). Dicho con simpleza, a menor compresión del CODEC (mas tarifa de datos), menor tensión al CPU de su estación de trabajo. A mayor compresión (menos tarifa de datos), mayor tensión de tu CPU.

Un ejemplo real que vemos con mucha frecuencia es cuando tratan de editar R3D en un estación de bajo poder. Independientemente de las velocidades disponibles del Storage y la red, si la estación de trabajo no tiene suficiente poder CPU/GPU para descomprimir y hacer “debayer” de las imágenes, la reproducción en tiempo real es imposible.

Decisiones del Flujo de Trabajo

Cuando diseñas un flujo de trabajo 4K la pregunta más crucial es; Que CODEC debemos usar para cortes? Filmar material 4K con alto ancho de banda no significa que debas editarlo a la misma tarifa de datos. Considera transcodificar a un codec intermedio o incluso un formato proxy para el proceso básico de edición. Esto permite que el intensivo trabajo y el proceso colaborativo de poner la historia junta se pueda realizar en estaciones de trabajo de bajo poder. Cuando sea tiempo de hacer color y finalizar el proyecto, se puede hacer re-acoplamiento al material original de alta resolución.

Usando este método requiere de un buen sistema de acabado de calidad, pero la compra /actualizar una estación de trabajo para manejar un flujo de trabajo de alta calidad se convierte en una decisión de negocios mucho más fácil cuando la alternativa es actualizar. Al final, el uso inteligente de un CODEC proxy y una mirada honesta a los requerimientos de su flujo de trabajo puede ahorrarle una gran cantidad de dinero sin comprometer su capacidad para entregar contenido 4K.

A medida que eres bombardeado con mensajes diarios sobre flujos de trabajo 4K en tiempo real, considera esto; Nadie va a editar material 6K raw (o especialmente 8K) sin tomar estas decisiones en un futuro próximo, y para todo en la misma razón.

Jess Hartmann , CEO, ProMAX Systems