BMD Presente en «Mad Max: furia en la carretera» y «Rápidos y Furiosos 7»

BMD en «Mad Max: furia en la carretera» y «Rápidos y Furiosos 7»

En Uncategorized by Fernando Ulloa Muñoz

«Mad Max: furia en la carretera» y «Rápidos y Furiosos 7» son dos de los éxitos más taquilleros de Hollywood en lo que va de este año. Ambas producciones presentan algunas de las secuencias de acción más sorprendentes en la historia del cine, incluidas escenas peligrosas que superan las posibilidades del rodaje en directo. Michelle Pizanis participó en los dos largometrajes.

Michelle comenzó su carrera en la industria cinematográfica después de trabajar como fotógrafa publicitaria durante 11 años. En «Mad Max: furia en la carretera» asumió el rol de subcoordinadora de cámaras y colaboró con el director de fotografía John Seale, ganador de un premio de la Academia.

enlargement-1

El equipo se valió de distintas Cinema Cameras EF de Blackmagic para la filmación de varias escenas principales de la película en Sídney (Australia), entre ellas una emocionante fuga y una secuencia de acción culminante con explosión de camiones y un enorme caos controlado. El material se grabó en formato RAW para capturar el mayor nivel de detalles posible dentro de cada toma. De este modo, los expertos en efectos visuales contaron con una gran cantidad de materia prima.

Para las escenas de fuga y persecución, varias Cinema Cameras de Blackmagic se fijaron mediante un arnés al cuerpo del actor Tom Hardy, quien interpreta el papel de Max Rockatansky. Asimismo, se emplearon soportes móviles para capturar primeros planos de Max durante una sensacional fuga por túneles oscuros.

enlargement-5

En una de las escenas de acción más impresionantes del largometraje, donde se muestra la destrucción de varios camiones y otros vehículos, varias cámaras de Blackmagic con objetivos Tokina (8-15 mm) y Canon (16-35 mm y 11-16 mm) se ubicaron en algunos automóviles y a lo largo de un cañón. Dado que se estaban empleando efectos prácticos, dicha escena debía realizarse en un solo intento para evitar repeticiones costosas.

«Los tres vehículos de guerra que aparecen en esta escena se destruyen en mil pedazos. Las cámaras de Blackmagic que fijamos en las paredes y en la parte superior e inferior de los camiones no solo soportaron los choques y las explosiones, sino que también nos brindaron imágenes extraordinarias. Estos equipos abundaron en la escena y todos quedamos muy satisfechos con el material», afirmó Michelle.

enlargement-4

«En la etapa inicial de fotografía principal realizada en Namibia (África), usamos diferentes modelos como cámaras de choque, entre ellas Canon 5D con objetivos de 16-35 mm y Olympus OM5D con objetivos de 9-18 mm. Nos esforzamos para lograr la apariencia cinematográfica que nuestro equipo de efectos especiales, liderado por Andrew Jackson, requería», señaló Michelle. «De este modo fue posible desaturar la imagen».

Michelle agregó: «Cuando nos reunimos un año después para volver a filmar en Sídney, habían salido nuevas tecnologías al mercado, como el modelo Cinema Camera 2.5K de Blackmagic. Después de realizar varias pruebas con John Seale, decidimos usar las cámaras fabricadas por la compañía. Con la ayuda de Panavision en Sídney y Bevan en Photo Hire (Brookvale, Australia), pudimos ubicar las cámaras en lugares de muy difícil acceso. Logramos armar cables para emplear baterías externas, además de manejar soportes estabilizadores y plataformas de transporte para situar las cámaras en posiciones fijas».

enlargement-3

«No solo recurrimos a estos equipos como cámaras de choque en el largometraje, sino que también grabamos una escena de fuga por un túnel en la que Tom Hardy tenía puesto un arnés con una Blackmagic fijada a él. En una secuencia similar, colocamos una de las cámaras en una plataforma estabilizadora controlada por Peter Barta. El desempeño de los dispositivos fue sensacional en ambos casos y todo el equipo quedó muy complacido con el material grabado», expresó Michelle.

En «Rápidos y Furiosos 7», Michelle trabajó con los directores de fotografía Marc Spicer y Steve Windon empleando un modelo Production Camera 4K y varias Pocket Cinema Cameras de Blackmagic. Estas se utilizaron para filmar escenas peligrosas cargadas de acción, al igual que la mayoría de los primeros planos dentro de los vehículos.

enlargement-2

«Marc se desempeñó como camarógrafo en “Mad Max: furia en la carretera” durante las grabaciones en Sídney, donde vio cómo utilizábamos las cámaras y quiso replicar el procedimiento en escenas similares para “Rápidos y Furiosos 7”. Tanto Marc como Joel Kramer, nuestro coordinador de escenas peligrosas, quedaron muy satisfechos con los resultados. Cuando no era posible usar un modelo Production Camera debido a su tamaño, recurríamos a otras cámaras de Blackmagic para filmar las tomas dentro de los automóviles».